¿Qué es la dignidad?

La razón principal del subdesarrollo en nuestro país, obedece al desconocimiento de cosas tan básicas como el concepto de la dignidad. Los últimos gobiernos basan su mando no en la virtud sino en la constante desmoralización de un país, ya que la humillación debilita a las gentes, y es mucho más fácil gobernar a un débil que a un fuerte. Colombianos, miembros de la Unión Latinoamericana, existe un motivo fundamental para siempre continuar, SIEMPRE, así llueva, truene ó relampaguee:

Qué es la dignidad.


De la dignidad por un lado está lo que tiene que ver con los derechos mínimos que un ser humano por el simple hecho de estar vivo, de existir, y de nacer tiene; Por ejemplo, la vida de un ser vivo se dignifica cuando en su casa propia se pasa de tomar agua de un caño sucio a tener una tubería con agua potable. ` Entonces hay unos mínimos materiales que le dan dignidad a una persona.`

Por otro lado de la dignidad, está lo respectivo a la moral, es decir, no a esa moral ficticia e idiota de los conservadores en donde “hay que” cumplir unas normas ridículas para que las monjas aplaudan, sino a esa clase de moral forjada por ejemplo por un campeón tras meses de entrenamiento, esa moral heroica que lo faculta a empujar a su propio equipo para voltear un marcador en contra en el último minuto (independientemente de si lo logre o no), ó, en otro ejemplo, como el guerrero que con inferioridad de armas ó de unidades militares logra enfrentarse a un enemigo en batalla para vencerle (independientemente de si lo logre o no), destacando acá la bravura, la concentración, el conocimiento de una técnica, el profesionalismo, la fuerza de voluntad indomable e indoblegable ante las circunstancias, el dominio de las condiciones del campo de combate, el planteamiento y desarrollo estratégico e inteligente sobre la realidad y en caso último, la capacidad para el sacrificio y obtener la victoria, aunque sólo fuese una victoria moral, entonces tal clase de moral siempre victoriosa le hace “DIGNO A” un título, un galardón, un reconocimiento; Claro, un observador agudo podría decir que el guerrero puede encontrar ese mismo resultado por azar, por brutalidad, ó por una astucia nacida de un oscuro sentimiento, pero en tal caso la virtud desaparece y la dignidad tiene que ver con el mérito obtenido POR VIRTUD, entonces, somos dignos de lo que conquistamos.

Ahora, existe una “antidignidad” es decir, una dignidad aparente, de forma (yo la llamo la dignidad de mierda), es decir, la dignidad que es proporcional a los niveles de SERIEDAD ACTUADA de una persona, que es por ejemplo la que usan los políticos conservadores en campaña, y claro, bien se sabe que una cosa es actuar, otra es la natural concentración de un profesional sabiendo lo que hace; el conocimiento de los últimos quinientos años de historia nos hacen a los latinoamericanos unos expertos en lo que significa la seriedad de un conservador. La segunda dignidad de mierda es la de alguien que tiene algo heredado ú obtenido por coincidencia ó palancazo y el susodicho llega a autoconvencerse que merece un trato especial per se, por ejemplo, el caso de los delfines (hijos de presidentes como Pastrana, Turbay ó Uribe) ó el de un extranjero que se cree de mejor raza/status y que cree merecer un trato especial por ello, y, por último, la dignidad de mierda del traqueto idiota, que por tener mucha plata se cree digno de por ejemplo tomar vidas ó pasar por encima de la gente. La razón central del subdesarrollo radica en que la mayoría de los latinoamericanos asumen como verdadera, esa categoría de dignidad que en realidad es falsa.

Finalmente hay un aspecto sumamente sutil y valioso de la dignidad, pondré como ejemplo a una persona despojada de riqueza material, sin títulos ó galardones, que pese a condiciones de pobreza extrema puede llegar a tener un talento inmenso, como un coeficiente intelectual altísimo que le permita reconocer los mecanismos para trascender y avanzar. Entonces, por ejemplo, ¿quien sería mas digno de ocupar una de esas sillas del congreso? aquel superdotado de estrato 2 que tiene todo el ímpetu para trabajar? ó uno de esos congresistas de estrato 6 preparados en universidades costosísimas del extranjero pero que van a dormir, a chatear y a hablar por celular al congreso en vez de trabajar en la curul?; Ahora tomemos un caso más simple, (que es similar) pero que no tiene que ver con ningún superdotado ó genio, sino una persona normal que es consciente de su ciudadanía, de SU HISTORIA y de su realidad y ENTIENDE SUS DERECHOS y el camino por el que puede dirigirse para evolucionar y arrastrar consigo el progreso de su país, entonces esta persona que ES CONSCIENTE, será mucho más difícil de vulnerarle un derecho ó engañarle y meterle los dedos a la boca, y esa persona se garantiza a sí misma su propio bienestar haciéndose digna de eso que conoce, es decir, la dignidad tiene que ver con el estado de desarrollo de una conciencia y con la capacidad que se tiene para aprender.

Si se quiere cambio se ha de empezar primero por nosotros en nuestro interior, reconociendo la respuesta fundamental al hecho de SER humano.

La humanidad puede no ser perfecta, pero es el estado de la naturaleza que más facilita el intentar acercarse a ella, y a ese intento a ese camino se le llama dignidad.

superar el subdesarrollo consiste en reconocer como puede existir en nuestra cotidiana realidad, es decir, en todas y cada una de NUESTRAS DECISIONES

ese es el único camino en el que puede nuestra patria latinoamericana ser transformada

por que sabemos de sobra que los políticos no harán nada,

el cambio ÚNICAMENTE está en nosotros

saber la aplicación de esta respuesta, ese es el inicio.




Share this on: TwitterGoogle+Facebook