¿qué hubiera hecho Gaitán?

Este texto se redactó el día en que Santos y Zuluaga quedaron en segunda vuelta y con la responsabilidad potencial de la culminación del proceso de paz, entonces en la izquierda surgió una fuertísima inquietud: Si una decisión tan importante como la paz queda en manos de un inepto, ¿Cuál debería ser la postura que esa izquierda debería adoptar? ¿sería correcto ayudar en caso de que alguno de los corruptos hiciera un intento por buscar la paz? para encontrar respuesta a ese “dilema” entre mantenerse en ferrea oposición ó ayudar, sería necesario ir hasta la base y preguntarse ¿qué hubiera hecho en este caso Gaitán?

¿qué hubiera hecho Gaitán?


Gaitán no saldría con excusas frente a la paz, en su talante siempre se esgrimirían razones poderosamente lógicas en defensa de quien fuese vulnerable. Quienes han degustado el ímpetu de la bravura en todo su esplendor han enseñado que antes que la bravura va la nobleza, es decir, la paz es una premisa espiritual que va mucho mas allá de lo ideológico, inclusive, más allá de lo democrático y de lo filosófico, y en esa línea de pensamiento el partidismo carecería de sentido, la bravura sólo tiene fuerza y razón de ser cuando en su base está la compasión, y la paz, como fín último de ese sentimiento de compasión va por encima de todo.

Gaitán demuestra en su accionar que hay que apostarle a que con lo que hay, hacer lo mejor posible ¿qué hubiera hecho el caudillo en una coyuntura como la que hoy tenemos en nuestro país? ¿qué camino tomar cuando son dos incompetentes los que se tienen por irremediable opción? por un lado está el mantenerse en ferrea oposición, alejado del corrupto, pero por otro lado está la necesidad de ayudar al vulnerable, en caso de que una oportunidad se abriera para ello, y saben que pasa?, que aunque esas dos opciones parezcan mutuamente excluyentes, AMBAS SON POSIBLES SIMULTÁNEAMENTE., me explico.

Gaitán hubiera derrotado discursivamente a esos mafiosos que se lucran con la guerra y SIMULTÁNEAMENTE hubiera formulado un camino para llegar a la paz. Es posible. ¿Se podría asumir un cargo en el gobierno, para desde ahí evitar en todo lo que sea posible el derramamiento de sangre inocente? claro, tal aceptación del cargo debe contemplar unos grados de libertad y SOBRE TODO el nunca contrariar los ideales propios, ni apartarse vehementemente de los principales valores del partido. Son los grados de profesionalidad e integridad de un lider los que se ponen sobre el fuego cuando se participa dentro del “stablishment” y tales valores SON INSACRIFICABLES, así que es perfectamente posible hacer un acercamiento al enemigo sin venderse y sin untarse y sin contagiarse, de la misma forma en como un médico se acerca a su paciente, ya que ello (acercarse al enemigo, a la enfermedad, al problema) es requisito fundamental para llegar a una solución, es decir la paz.

Mujica habiendo sido un guerrillero, militante radical de izquierda, mírenlo, el apoya la paz de Colombia. Hasta en Cuba se declara la urgencia de la paz en la propia pluma de Fidel Castro; Chávez en vida lo intentó tantas veces como pudo ofreciéndose a sí mismo y a su país como mediador y garante, Gaitán que optó por vías menos radicales, andando por la senda de la democracia lo intentó, y nosotros, estando en una izquierda más centrada, ¿por qué no? La guerra como el conflicto y los tipos de lucha revolucionaria en nuestro tiempo han evolucionado a campos más abstractos y en ese sentido es coherente adaptar nuevas formas de lucha. Apoyar a Santos no es volverse santista, el camino hacia la paz debe ser. No declinar! Es preciso continuar.




Share this on: TwitterGoogle+Facebook