¿Qué es un conservador?

En este texto ilustraré los ejes fundamentales sobre los que se “edifica” el “pensamiento” de un conservador.

¿Qué es un conservador?


En el origen, el conservatismo tiene varios puntos de vista. Inicialmente se podría decir que es la corriente de pensamiento de la era medieval, es decir la que gobernó durante esa época. El conservatismo fue el motivo que mantuvo en estancamiento y atraso a la humanidad durante cerca de 10 siglos en la era oscurantista. En el momento en que ocurría una cosa tan hermosa como el renacimiento, en los tiempos de genios como Leonardo Da Vinci, el conservatismo se convierte en una corriente de pensamiento que añora el regreso del feudalismo, del retraso.

Algunos definen que el conservadurismo surge como respuesta a la ilustración, se antepone para obstaculizar el avance de la ciencia y el conocimiento, es decir, en general va en contra de la razón, y promulga en los argumentos la emoción, el fanatismo y la fidelidad a ojo cerrado a las tradiciones (aunque tales tradiciones estén erradas) y si se da cuenta, de ahí se explica el comportamiento de tantas personas en nuestro país. Por ahí va el origen.

En nuestros días, el conservador en teoría es aquel que promueve políticas económicas que intentan fortalecer el mercado interno de un país, pero ojo, eso sólo aplica a las superpotencias, el caso colombiano es distinto. Los países en vías de desarrollo padecen de dependencia económica y no gozan de un verdadero poder soberano. Un conservador es quien apoya la visión política que intenta preservar (conservar) las condiciones de un status quo RETARDATARIO que favorece a una minoría poderosa. Esa, por lo menos ha sido la forma de conservatismo que en Colombia se enquistó y que lejos de querer el progreso, puja por la reducción de derechos de las personas honestas (los trabajadores) y el aumento de oportunidades para las mafias (narcotraficantes, contrabandistas, paramilitares y terratenientes poderosos) para favorecer a minorías muy poderosas (que obviamente no son colombianas), a cambio de favores burocráticos y beneficios económicos, judiciales y hasta legislativos.

Ahora, es obligatorio hablar de un fenómeno sumamente gracioso, existe otra clase de “conservadores”, los caricatos. Hasta este momento hemos hablado de quienes tienen posibilidad de acceso al poder, pero hay unos conservadores que pertenecen a estratos sociales por debajo del 5. Estos “pertenecen” al conservatismo en un intento de identificación con el “jet set” criollo, pero son asalariados y en la mayoría de los casos tienen una ó varias deudas con alguna entidad financiera, es decir, son conservadores por emoción, pero no por una razón firme ya que por un lado sus argumentos son tan profundos como los del noticiero del medio día y por el otro lado no conservan nada, ó bueno, conservan poco, es decir, conservan pobreza tanto material como intelectual y espiritual por que en la mayoría de esos penosísimos casos de “conservatismo” ni siquiera saben que votan por conservadores, obvian el conocimiento de la historia, (ó la asumen de forma parcializada y claro conveniente) y desconocen las raices filosóficas y políticas del conservatismo, caricatos.

Conservadores de verdad son quienes TIENEN PODER y desde las cámaras de gobierno de Inglaterra ó Israel lanzan ataques de guerra contra países prácticamente indefensos para robar sus recursos. Conservadores son esos que dan ordenes a los medios de comunicación para que ellos con habilidad desvíen la atención de robos macroeconómicos con temas polémicos como el aborto ó el matrimonio gay, ya que de paso les sirve para dos cosas más: uno, inyectar confusión y odios exacerbados que impedirán el debate saludable en la sociedad, y dos, posar como si estuvieran interesados en la gente, pero sobre todo para lo primero. Conservadores son aquellos que en el congreso de los EEUU, se hacen llamar republicanos, que favorecen a los banqueros y legislan en contra del pueblo norteamericano. Esos si son verdaderos conservadores, NO CARICATOS. Por ejemplo, una multinacional puede llegar a otro país, en paz y con garantías sociales, brindar salud, trabajo bien remunerado, respetando las posesiones de los habitantes, pero el conservadurismo tiene un estilo claramente definido: los conservadores envían multinacionales a países del tercer mundo para generar desplazamiento forzado mediante el robo de las tierras y a los que resistan, masacrarlos con fuerzas paramilitares (remítase por favor a la masacre de las bananeras ó al reciente caso de Chiquita Brands en Colombia hace pocos años) para luego saquear con la venia de los “conservadores” locales. Los conservadores locales, específicamente en Colombia, es gente que apoya a un demente como el procurador Ordóñez, han sido ó son Uribistas DE MANDO y digo de mando, ya que la mayoría de las personas que confiaron en el paramilitar/narcotraficante y que se encuentran en la base, en la mayoría de los casos ni siquiera se han dado cuenta que han apoyado a lo más radical de la ultraderecha. Los “conservadores” de base tienen por frecuentísimo pasatiempo la televisión, creyendo informarse en un canal conservador como RCN, cuya finalidad, por un lado es hacer creer que propaganda e historia son lo mismo y por el otro (permítame repetirla), es acentuar el fanatismo, la emocionalidad, LA CONFUSIÓN, la violencia, la corrupción y el odio, siendo sobre todo este último el primer y mayor factor, la piedra angular sobre la cual el “conservador” erige su pensamiento por excelencia.




Share this on: TwitterGoogle+Facebook